Atalin

Los pequeños atalin son una raza de mercaderes, navegantes y exploradores que puede encontrarse prácticamente en cualquier parte. Son seres amigables y poseen un don para las palabras, por lo que son capaces de entablar negociaciones prácticamente con cualquier otra raza y, si sus dulces palabras no son suficientes, siempre pueden contar con el oro para lograr sus objetivos.

Un dicho común es que los atalin no poseen hogares, ya que se pasan la mayor parte de sus vidas viajando. En realidad, los atalin tienen un lugar al que llaman hogar: la ciudad flotante de Talimar. En ese pequeño mundo donde todos los senderos se cruzan y donde todos los rios nacen, las familias mercantes atalin poseen el poder absoluto. Su incomparable capacidad para transportarse se debe a que los atalin son maestros de los portales, y el hecho de que ellos controlen la ciudad-nexo es una excelente prueba de su capacidad. No importa a dónde quiera ir uno, los atalin son capaces de llevarlo… por el precio justo.

Los atalin son neutrales en casi todos los conflictos y es gracias a esa neutralidad que pueden hacer negocios con cualquier bando y que son apreciados por diversas razas y en distintos mundos. Por eso, y por la gran cantidad de poder económico que poseen. Con unas pocas excepciones, las mayores casas mercantes de los fragmentos son de familias atalin y nadie duda que en Talimar debe haber más oro que en cualquier otra parte del universo.

Así como son excelentes mercaderes y viajeros, los atalin tienen tendencias un tanto más oscuras y conflictivas. Muchos atalin son ladrones, saqueadores y buscadores de tesoros y, algunos incluso, asesinos. Lo peor es que estos individuos suelen ser miembros de familias mercantes para las que realizan trabajos sucios. Si bien en el exterior Talimar y sus habitantes son gente amable y pacífica, pero la verdad es que donde hay oro, hay intereses y luchas de poder y los atalin están siempre dispuestos a beneficiarse de ello.

Atalin

Arath Rhada