Guía de Creación

La Guía de Creación de Personajes es solo una breve lista de puntos que yo considero importantes a tener en cuenta a la hora de crear un personaje. No se trata de una guía técnica sobre cómo armar un personaje con las reglas del juego, sino sobre cómo crear los aspectos de trasfondo y roleo del personaje, los cuales suelen ser un poco más difíciles de elaborar.

No pretendo que se maten escribiendo una biografía completa de veinte páginas. Me conformo con que completen cada uno de los siguientes puntos con un par de oraciones cortas.

Concepto

Este punto es el más importante de todos, ya que ayuda a plantear quién es, en esencia, el personaje que vas a jugar, y permite formar una buena base para completar los siguientes puntos de la guía; sin contar el hecho de que es muy útil para el DM el tener una buena idea de lo que realmente querés jugar.

Para responder este punto tenés que preguntarte ¿quién es el personaje?, ¿a qué se dedica?, ¿qué lo hace ser un personaje interesante o que se destaque de una persona común y corriente? Acá podés incluir la clase y raza, pero es deseable que armes un concepto algo más elaborado que un simple “humano guerrero”. De hecho, es preferible que evites entrar en respuestas basadas en el sistema de juego, ya que el sistema suele restringir bastante la imaginación. Lo ideal es que pienses el personaje como un protagonista de alguna historia de ficción y luego, con la ayuda del GM, ver cómo trasladar tus ideas al sistema en sí.

También podés incluir las fuentes de inspiración de tu personaje o a qué personaje de literatura, cine, comics o lo que sea, se parece (si es que te inspiraste en algún personaje ya existente). De este modo podés clarificar tus ideas y, de paso, robar ideas de personajes ya existentes.

Personalidad, Alineamiento y Creencias

Este punto se refiere al roleo del personaje. Acá tenés que explicar la forma de ser del personaje, las cosas que le gustan, que le disgustan, cómo actúa frente a la vida y a las situaciones que se le presentan, etc. Por ejemplo, tu personaje puede ser un tipo simpático y amigable que siempre tiene algún comentario cómico para hacer, o un hombre rudo y de pocos amigos. También podría ser una persona calculadora que ve al resto de las personas como herramientas para emplear según sus objetivos. Las posibilidades son infinitas.

El alineamiento y las creencias son solo rasgos de personalidad que, dependiendo del juego, pueden tener mayor o menor relevancia, pero nunca está de más aclararlos. Dejando de lado los alineamientos, que varían según el juego, las creencias se refieren a la filosofía de vida del personaje, a las cosas que le importan y a la forma que tiene de ver el mundo. La religión es un buen punto de partida, pero no es la única alternativa.

Descripción

Una descripción física del personaje. Puede ser tan elaborada como quieras, pero lo ideal es que te enfoques en aclarar dos o tres rasgos característicos, como su contextura o su peinado o el tipo de ropas que viste o la forma en que habla.

Afiliaciones

Dependiendo del juego este es otro dato que puede variar en importancia. Las afiliaciones se refieren a grupos u organizaciones a las que tu personaje pertenece. Puede ser una cofradía, una orden de caballeros, un grupo de rebeldes que luchan contra el orden establecido, etc. Este punto requiere de la ayuda del GM para poder detallar mejor las afiliaciones en base al escenario en donde vas a jugar, pero es buena idea responder este punto imaginando el tipo de organización a la que tu personaje podría pertenecer.

Aliados

Amigos, familiares, compañeros de trabajo, tutores o simplemente un noble excéntrico al que tu personaje le cae bien. Los aliados son personas que se preocupan por tu personaje y que, por lo general, son importantes para él. Como mínimo, exijo que detalles un aliado relevante, pero mientras más detalles, mejor, ya que los aliados son muy útiles durante las aventuras, ya que pueden proveer ayuda e información para tu personaje.

Enemigos

Los enemigos son lo inverso a los aliados. Ellos desean perjudicar a tu personaje, y lo harán siempre que les sea posible. Puede tratarse de un rival sin escrúpulos, de una organización que quiere ver muerto a tu personaje, de un hombre poderoso al que en algún momento tu personaje ofendió o simplemente de un extraño personaje que sin ninguna razón aparente intenta hacerte la vida imposible. Al igual que los aliados, exijo como mínimo un enemigo (u organización enemiga) relevante. Lo ideal en este caso son dos o tres (en el caso de que no te importe que constantemente alguien esté tratando de hacerle la vida imposible a tu personaje).

Habilidades, Poderes y Objetos

Este punto varía mucho dependiendo del juego, pero de todos modos es un buen punto a contestar, en especial si no conocés el sistema en que se va a desarrollar el juego. Imaginate las cosas en que tu personaje sería bueno. Quizás es un experto arquero, un excelente forjador o un conocedor de la vida salvaje. Lo ideal es pensar entre tres y cinco habilidades que tu personaje debería tener para cumplir satisfactoriamente con el concepto que pensaste.

Si el juego permite utilizar poderes especiales, como magia o habilidades extraordinarias, imaginate qué tipo de poderes tendría tu personaje. Dependiendo del escenario, esos poderes podrían ser inherentes de tu personaje o podrían provenir de un objeto. Tal vez tu personaje estudió las artes mágicas en una escuela y conoce varios hechizos destructivos, u obtuvo una poderosa espada mágica en la guarida de un dragón. Tal vez tu personaje fue maldito por algún poder oscuro o realizó un ritual sagrado para poder controlar la magia divina. Incluso tu personaje podría haber sido utilizado como conejillo de indias por algún pseudo científico, lo cual le otorgó habilidades sobrehumanas. Las posibilidades, de nuevo, son infinitas.

De ser posible, intentá alejarte de lo que sabés del sistema de juego. En esta etapa de la creación de personajes lo más importante es que pongas a trabajar tu imaginación sin estar pensando en reglas.

Objetivos

Los objetivos son el motor de los personajes. Son lo que los lleva a vivir aventuras. Existen todo tipo de objetivos, ya que éstos responden a los deseos de los personajes. En este punto, lo importantes es que definas al menos un objetivo a largo plazo que sea suficientemente importante para tu personaje como para que arriesgue su vida para cumplirlo.

Tal vez tu personaje busca vengar a un ser querido, o desea encontrar un artefacto perdido, o convertirse en el rey de una nación. Quizás sueña con cambiar el mundo para bien, o convertirse en una persona de gran poder y conocimiento.

Lo más importante para desarrollar un buen objetivo es pensar ¿cuál es el objetivo?, ¿por qué tu personaje se puso ese objetivo?, y ¿qué es lo que impide al personaje cumplir ese objetivo?

Notas

Si hay algo que te parece importante sobre tu personaje que no pudiste incluir en alguno de los puntos anteriores, especifícalo acá.

Historia

Este punto es la conclusión del resto de los puntos. Es la forma ordenada y coherente en que se presenta al personaje, a sus aliados y enemigos. En la historia se explica el por qué de la forma de ser del personaje, sus habilidades y/o poderes y sus objetivos y sueños. Es importante detallar el lugar de procedencia del personaje y su situación actual.

Imágenes

Si encontrás una imagen que pueda servir de referencia o avatar de tu personaje, no dudes en agregarla.

Guía de Creación

Arath Rhada