Magia

Magia del Silencio

La magia divina es conocida como la magia del silencio. Esta magia emplea los poderes de los Aelyr, los dioses cuya esencia se encuentra fusionada con los mundos. En el pasado, los Aelyr caminaban junto a los mortales en el mundo de Arath, pero durante la Ruptura, tuvieron que fusionarse con los fragmentos de Arath para evitar la completa destrucción del mismo. Luego de esa catástrofe, los Aelyr siguieron existiendo como esencias dispersas por el Cosmos y empezaron a utilizar devotos mortales como emisarios de sus palabras, hablándoles y otorgándoles parte de su poder. Esta situación se mantuvo durante mucho tiempo, hasta que, hace alrededor de cien años, comenzó el Silencio.

Los sacerdotes y paladines dejaron de oir la voz de sus señores divinos. Con el tiempo, las palabras se tornaron susurros y los susurros desaparecieron, dejando solo silencio. Si bien ya no tienen la guía de los Aelyr, los devotos siguen recibiendo poderes divinos, prueba de que los grandes espíritus aun existen. Pero lamentablemente, la mayoría de la gente esta perdiendo la fe y ya no cree en las antiguas leyendas y tradiciones, alegando que los dioses abandonaron a los mortales y lo que queda de su poder pronto terminará por desaparecer.

Magia del Pacto

El poder primal es conocido como la magia del pacto. Este es el tipo de magia más difundido en todos los mundos, ya que emplea el poder de los Yûlyr, los espíritus del mundo, los cuales impregnan los bosques, las montañas, los vientos, los mares, las bestias, las aves, los peces, los insectos y todas las cosas de Arath. Quienes emplean este poder, realizan pactos y tratos con los Yûlyr, convirtiéndose en sus servidores, portavoces y campeones. A cambio, los Yûlyr les ofrecen poder y protección.

Estos pactos son tan antiguos como Arath y son completamente naturales para la gente. Todos los mortales veneran a los espíritus, incluso aquellos que practican magia arcana o divina. Los diversos rituales que realizan los mortales tienen su origen en los pactos con espíritus, y la influencia de los Yûlyr en la vida cotidiana es muy fuerte. Esta es la razón por la que este estilo de magia ha prevalecido desde los tiempos mitológicos.

Lengua Arcana

La magia arcana es conocida como Lengua Arcana. La Lengua Arcana intenta reproducir la Lengua Verdadera de los Aelyr, la cual permite realizar el acto de creación y se basa en que cada ser, cada objeto y cada lugar tiene un único nombre verdadero. Conociendo estos nombres, que son verdaderas palabras de poder, los Aelyr crearon el paraíso que solía ser Arath.

La Lengua Arcana fue desarrollada por los dragones con el objetivo de poder modificar el tejido de la realidad empleando los nombres verdaderos, pero, como para los mortales es imposible hablar la Lengua Verdadera, los dragones se vieron obligados a desarrollar una lengua similar, una traducción de mucho menos poder que la lengua original. Los dragones tuvieron éxito y por medio de la Lengua Arcana crearon toda clase de artefactos increíbles, como Portales Dracónicos, ciudades flotantes, poderosas armas y armaduras y tesoros inimaginables.

Pese a su gran poder, la Lengua Arcana es imperfecta y afecta el funcionamiento del mundo, cosa que puede causar grandes catástrofes si se la emplea sin conocimiento. Lleva años de entrenamiento aprender a pronunciar correctamente los nombres y palabras de poder, y lleva aun más tiempo aprender a usarlos con responsabilidad.

Magia

Arath Rhada