Rannevan

El Fragmento de los Cielos

Rannevan es un fragmento cuyos continentes e islas flotan en los aires, envolviendo un espacio azul en cuyo centro se encuentra la esencia de la diosa Ran. Las placas, como se los llaman a esas inmensas extensiones de tierra flotante, soportan toda clase de terrenos: altísimas montañas, profundos bosques y enormes lagos. Incluso es común encontrar grandes ríos que nacen en las montañas y lagos y desembocan en el vacío. Si bien las placas principales se encuentran a alturas similares, es normal encontrar islas flotantes por encima y por debajo de estas.

Debido a los vientos que se originan en el centro del mundo, el clima en Rannevan es fresco y ventoso. La cantidad de aire que hay en el mundo suele afectar a los visitantes de otros fragmentos, causándoles fatiga hasta que logran acostumbrarse al clima. Las tormentas en Rannevan se forman a gran velocidad y no suelen durar mucho, siendo raro que llueva más de un día en una región.

Habitantes de Rannevan

Así como en otros fragmentos, es posible encontrar diversas razas y culturas en Rannevan, pero la principal es la humana, que puede encontrarse en casi todo el territorio. La segunda raza más importante son las harpías, que se autoproclaman reinas de los cielos y están en conflicto con todas las razas terrestres. Además, son muy comunes los minari, que habitan los bosques de Nemeresh, y los malvados ogros de los yermos de Muln.

Regiones de Rannevan

  • Îcarah, Teocracia humana seguidora del culto de Ran que vela por la libertad y la seguridad de la gente de Rannevan. Capital: Rûne.
  • Anor, pacífica región montañosa compuesta por diversos valles boscosos donde solía encontrarse el reino de Thal Anoren. En la actualidad solo quedan sus ruinas y diversos pueblos rurales. Capital: Dennovar.
  • Onaân, Islas flotantes de los reyes hechiceros que se extienden por encima del Mar de Onaân.
  • Nemeresh, las tierras salvajes invernales, donde los espíritus y los minari habitan en comunión con la naturaleza y las bestias.
  • Muln, áridas tierras desérticas donde los vientos azotan sin cesar. Allí, diversas criaturas malignas luchan entre sí.
  • Doräd, fértiles y cálidas llanuras flotantes.
  • Kör Galef, la gran montaña boscosa donde habitan las hadas del otoño.
  • Ren Visaal, la tierra de los dragones de cristal.
  • Azurê, el profundo cielo azul debajo de la tierra, sobre el cual flotan las placas de Rannevan.
  • Umbra, las tierras de las sombras donde la luz del Sôl no llega. Diversos depredadores habitan esas frías tierras en constante penumbra.

Rannevan

Arath Rhada